El etiquetado de alimentos es el medio que tienen sus fabricantes para comunicarnos la información relevante sobre sus productos. La legislación establece la información mínima que deben incluir las etiquetas de aquellos productos que compramos envasados. Aunque estas obligaciones se han ido modificando para mejorar la información que llega al consumidor, no siempre lo consigue.

Si quieres conocer algunos “trucos” para entender mejor qué compras, te animo a que sigas leyendo….

¿Qué estoy comprando?

Los envases deben incluir lo que se llama “denominación” del alimentos. Esta es una información básica para saber qué estamos comprando y que por mi experiencia es bastante desconocida.

¿Y por qué es tan importante esta información? La legislación define los términos con los que debe denominarse cada tipo de producto. Así por ejemplo, la legislación de zumos diferencia entre “zumo de frutas”, “zumo de frutas a partir de concentrado” o “néctar de frutas”.  Aunque a nosotros nos parezca que es lo mismo, realmente son muy diferentes en cuando a su fabricación y composición.

El problema con la denominación de los alimentos es por un lado que los consumidores desconocemos qué significa cada denominación y por otro lado que muchas veces los fabricantes ponen en grandes letras nombres al producto que pueden dar lugar a confusión y la denominación “legal” del producto se encuentra en letras más pequeñas y más escondidas.

Si te interesa este tema, te recomiendo que visites los post de la categoría “gato por liebre” en la que precisamente mostramos algunos alimentos que parecen lo mismo pero realmente no lo son.

 

La lista de ingredientes

Otra información que es básica para el consumidor es el listado de ingredientes (nos va a servir como “inspiración” para muchos post). Es obligatoria en casi todos los alimentos envasados (si sólo tiene un ingrediente no es necesaria: agua mineral, aceite de oliva, sal,…).

Este listado nos permite saber qué estamos comprando exactamente. De esta forma podremos seleccionar los productos de nuestra cesta de la compra en función de sus ingredientes.

Y aquí viene una información que quizás no conocías: los ingredientes del listado deben ir en orden decreciente. El primer ingrediente que aparece en la lista es el que está en más cantidad y así sucesivamente.

Si revisas las etiquetas de los productos que tienes en casa, seguro que te llevas grandes sorpresas. Puedes ver en el siguiente enlace algunos ejemplos de cómo podrían denominarse algunos alimentos en función de los ingredientes que llevan.

¿Te acuerdas de aquel anuncio (de hace unos cuantos años) cuya canción decía “leche, cacao, avellanas y azúcar”? Pues resulta que el primer ingrediente de su lista es el azúcar, por tanto es el que está presente en mayor cantidad.  Le sigue el aceite vegetal de palma, girasol y girasol alto oleico. Después llegamos al fin a la leche (4,5%) y las avellanas (4%).

Otra información relevante, especialmente para las personas alérgicas o intolerantes a algún alimento, es que el ingrediente alérgeno debe ir destacado en el listado de ingredientes (por ejemplo en negrita). Pero este aspecto lo trataremos con más detalle en otro post.

Etiqueta ingredientes

Fig. 1 Denominación producto y listado ingredientes

Modo de empleo

En el etiquetado de alimentos debe indicarse también la forma de prepararlos apropiadamente si es que fuese difícil saberlo sin esta información. Esto es especialmente relevante en el caso de los platos preparados.

En el modo de empleo los fabricantes incluyen información como tiempos y temperaturas de horneado, si se puede preparar en microondas, si es necesario descongelar,…

Etiqueta modo empleo

Fig. 2 Modo de empleo

Evitar el consumo de alimentos en mal estado

Si no quieres arriesgarte a consumir alimentos en mal estado, tienes que revisar las siguientes indicaciones:

  • Fecha de duración / caducidad: es la fecha hasta la que el alimento conserva sus propiedades.
    • Los alimentos con corta duración y muy perecederos (por ejemplo carne y pescado fresco) indican  “fecha de caducidad  día/mes “. No deben consumirse pasada esta fecha.
    • Los alimentos con mayor duración indican “consumir preferentemente antes de día/mes/año (o solo mes/año)”.
  • Conservación: indica si el alimento debe conservarse en refrigeración o en congelación. También nos indica si tras abrir el envase debe conservarse en frío. Siempre debemos seguir estas indicaciones.

    Etiquetado conservación alimentos

    Fig.3 Instrucciones de conservación

Otra información del etiquetado de alimentos

  • Cantidad de producto que lleva el envase.
  • País de origen o procedencia. Sólo es obligatorio en el caso de algunos productos.
  • Alcohol: cantidad de alcohol que lleva, en el caso de alimentos con más de 1,2% de alcohol (se expresa en %vol).
  • Empresa: puede ser el nombre  o razón social del fabricante o del distribuidor.
  • Información nutricional.
  • Lote: es un código que aunque a los consumidores no nos aporta información, sí que es muy útil para los fabricantes. Este código les permite conocer la “historia” o trazabilidad de los productos. Es importante que lo anotes en caso de tener algún problema con algún alimento.

 

No te pierda el post  sobre cómo entender el etiquetado nutricional. ¡Nos vemos!